Vive el poder de la transformación Industrial

17 y 18 de noviembre de 2021

IFEMA, Madrid

Manufacturing Madrid 21

Live the power of
industrial automation

17 and 18 November 2021

Feria de Madrid, Madrid, Spain

Por qué la Impresión 3D es clave en la crisis sanitaria del Covid-19

La crisis del coronavirus ha puesto en evidencia la necesidad de la Fabricación Aditiva también en el sector sanitario como una solución flexible e ideal para emergencias.

Producir más rápido, poner en valor el diseño, fabricar a demanda… Estos días, las ventajas de la Impresión 3D, que ya conocía el sector industrial, están sorprendiendo también al campo de la salud.

Hospitales e instituciones sanitarias están reclamando material para que sus profesionales puedan continuar tratando a los miles de infectados por Covid-19 en España. Recursos que, en la mayoría de los casos, son insuficientes y que llegan con cuentagotas. Mascarillas, respiradores, viseras, etcétera, son ahora mismo indispensables para un personal sanitario al borde de sus fuerzas. De ahí que se hayan puesto en marcha proyectos e iniciativas de Impresión 3D para nutrir al sector.

“Hemos empezado ya a trabajar con peticiones de hospitales que solicitan material de manera desesperada”, asegura Miguel Ángel Mora, ingeniero responsable de los Servicios de Ingeniería 3D de Grupo Solitium, quien, explica, además, que en términos de recursos sanitarios los diseños y materiales deben cumplir ciertos requisitos y tener propiedades específicas, y por tanto no todas las tecnologías están demostrando ser eficientes en este terreno.  

La solución 3D

La Impresión 3D se ha revelado como una solución rápida y flexible para emergencias. “Permite fabricar muchas cosas, prototipos, piezas finales… rápidamente. Desde EPIS a respiradores”, cuenta Adrián Estaún, director comercial 3D de Grupo Solitium. Sin embargo, existen unas cualidades mínimas para que esas piezas puedan ser consideradas útiles en los hospitales. “La tecnología FDM, por ejemplo, se ha demostrado ineficiente para la fabricación de mascarillas porque no es un material estanco y, por tanto, deja pasar el virus”, explica Mora. “En este sentido, la fusión de poliamida de la tecnología 3D Jet Fusion de HP sí resulta funcional, al contar la pieza resultante con estanqueidad, propiedad imprescindible para esta aplicación concreta”, cuenta el ingeniero de Grupo Solitium.

También estratégicamente la Fabricación Aditiva suma puntos porque permite el diseño y fabricación a nivel local, lo que libera de la dependencia de importaciones de otros países como China. Y en planes de contingencia como el que está viviendo España en estos momentos resulta esencial contar con una tecnología que ofrezca soluciones rápidas a nivel local.

Sin embargo, producir material sanitario tan necesario ahora mismo en los hospitales mediante fabricación aditiva no resulta sencillo. Primero por la falta de materia prima, pero también por la carencia de todo el trabajo previo de análisis, diseño y ensayos requerido en estos casos. Y es que, al igual que ocurre en el ámbito de la informática, cuando se diseñan planes de contingencia es esencial invertir en servidores, backups y otros sistemas ya probados. Y en términos de Fabricación Aditiva la respuesta a la crisis sanitaria debería haberse probado antes para considerar su eficiencia. De ahí la necesidad de inversión en esta tecnología.

Aun así, empresas como Grupo Solitium han puesto a trabajar a sus expertos e ingenieros para dar soluciones a las peticiones que llegan desde hospitales, y en estos momentos “ya estamos fabricando viseras de soporte para las pantallas de protección. Una pieza sin compromiso a nivel normativo y que podemos producir tanto en poliamida como en otros materiales”, explica Mora. El ingeniero responsable de los Servicios de Ingeniería 3D de Grupo Solitium cuenta que ya ha puesto en producción  240 unidades diarias de esta visera en el equipo HP Jet Fusion propio, y en algunas de las empresas clientes que cuentan con esta tecnología, como InMake o Microdental.

La necesidad de producción en 3D de material sanitario durante estos días está poniendo en evidencia la eficacia de esta tecnología ante emergencias. De ahí que la sanidad, tanto pública como privada, deba estar preparada en la materia. Pero también, “habría que homologar bibliotecas de modelos en STL (archivos para impresión 3D) de los que todos puedan tirar cuando lo precisen”, defiende Adrián Estaún. Porque una emergencia como la actual pasará, pero nadie nos garantiza que no vaya a volver a suceder algo parecido. Por eso, hay que prepararse para no caer en los mismos errores.

 

Compartir noticia o artículo

Share on email
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on skype
Ir arriba