SD INOX Electropulidos

Parece difícil de creer, pero todos recordamos haber visto alguna pieza de acero inoxidable que se ha oxidado. Y nos llegamos a preguntar, pero el acero inoxidable, ¿no lo es?

La respuesta es: si, si lo sabemos cuidar.

El acero inoxidable es un socio excelente para resistir ataques corrosivos. Por eso se utiliza en una gran cantidad de construcciones metálicas. Su capacidad característica la recibe de una capa protectora formada por óxido de cromo que se encuentra en la superficie. Esa barrera que impide el paso a los agentes corrosivos es, sin embargo, inútil cuando resulta dañada por su  exposición o por alguna intervención adicional, de las habituales en su fabricación: soldadura, doblado, taladrado, corte, desbaste, mecanizado, marcado… Y ello mediante la intervención de polvo, suciedad, partículas de hierro, calentamientos, proyecciones de soldadura, decapantes, aceites, adhesivos residuales, marcas de tiza, soldaduras defectuosas…

 

Entonces es cuando el habitualmente llamado inoxidable parece que deja de serlo, siquiera parcialmente. Y esos son los puntos en que se inicia la corrosión por picadura o rendija, mientras que el resto de la superficie se encuentra intacta.

DECAPADO + PASIVADO

La forma de recuperar las condiciones óptimas del mate-rial es someterlo a un proceso de desengrasado+decapado para eliminar todos los agentes perturbadores que impiden la creación de la adecuada capa protectora, coronándolo con un pasivado final. 

Esta solución habrá sido rápida, uniforme, segura, barata y ajena a la rugosidad superficial (problema típico de métodos mecánicos: esmerilado, pulido o chorreado). De este modo, la pieza sí está preparada para ofrecer su mejor versión, según las condiciones que inspiraron su diseño.  

ELECTROPULIDO

El electropulido actúa aplicando una corriente eléctrica continua en un electrolito apropiado que abrillanta la superficie del metal. La profundidad del tratamiento se puede controlar, y su superficie se alisa, mejorando la facilidad de limpieza en uso, y la idoneidad para aplicaciones alimentarias o farmacéuticas. Este proceso también aumenta la resistencia contra la corrosión por el enriquecimiento superficial en cromo.

SD INOX ELECTROPULIDO realiza estos tratamientos en piezas inoxidables, dúplex y superdúplex (también de gran tamaño), en instalaciones propias y con el dominio experto de la técnica para que los resultados sean óptimos.

 

Compartir noticia o artículo

Share on email
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on skype
Ir arriba